A nivel internacional los Códigos de Energía han sido el instrumento clave de política que abordan el consumo de energía del edificio y es utilizado por los gobiernos para limitar la presión de los edificios en el sector de la energía y el medio ambiente al tiempo que proporciona a los ocupantes el confort y las condiciones de la vida moderna. 

El objetivo final es transformar la construcción de los consumidores de energía a los productores de energía. Las actualizaciones futuras para la construcción de los códigos de energía apuntarán a casi cero, el consumo y el uso final dela energía.

La demanda de energía se reduce en medidas de “suficiencia energética”
El consumo de energía se reduce utilizando componentes de construcción eficientes y equipos para satisfacer la demanda de energía.
Recursos renovables se utilizan para generar calor y electricidad, reduciendo así los edificios de la demanda neta de energía.

La combinación de estos tres pilares: la suficiencia energética, eficiencia energética y suministro de los recursos energéticos renovables, representa el enfoque moderno para el diseño de los códigos de construcción de energía eficaces.

Las políticas nacionales e internacionales  tienden a crear herramientas y programas de incentivos para contribuir con las políticas de uso eficiente de la energía que tienen impacto en la reducción de gases efecto invernadero, y cuantificar  los esfuerzos del gobierno en su mitigación.

Los Códigos de Conservación de Energía en las Edificaciones, junto con los estándares de eficiencia energética de equipos, materiales y sistemas, son ampliamente reconocidos como las intervenciones necesarias del gobierno para superar las barreras del mercado que persisten para capturar el potencial económico de las mejoras de la eficiencia energética en los sectores residencial, comercial y de servicio público.